Haciendo de menos más

Grandes ideas para espacios pequeños

(primera parte)
La falta de espacio es una problemática cada vez más real en las sociedades actuales. Y por eso no nos sorprendió cuando la multinacional sueca Ikea publicó un informe, años atrás, en el que afirmaba que la superficie media de una vivienda en España oscilaba entre 75-90 m2. Cifra que incluso podría reducirse si la aplicamos a centros urbanos como Madrid. Entendiendo que no es esta una cuestión inusual en los tiempos que corren ―más bien todo lo contrario―, en PAS Interiorismo hemos querido preparaos una serie de recomendaciones orientadas al diseño de interiores que buscan hacer del vuestro un hogar útil, sostenible, de referencia. Ello supone, no sólo pensar en aprovechar espacios, sino también materiales; apostar por la comodidad, pero sin renunciar a la practicidad. No habrá espacios pequeños mientras existan ideas grandes, reza el decálogo del buen interiorista. Y en tiempos de minimalismo extremo esa grandeza reside sobre todo en la sencillez ―tal como anunciara, allí por 1947, Ludwig Mies van der Rohe: «Menos es más»―. El célebre arquitecto de origen germano pareció así vaticinar esa apuesta tan en boga que supone el open concept ―tan acertada a su vez, tratándose de espacios reducidos―. Ambientes unificados, abiertos, diáfanos; concebidos a partir de la supresión de divisiones internas; que buscan que la luz inunde cada rincón de una estancia, creando volumen; que el aire llene cada metro cuadrado, favoreciendo que nuestra casa respire por sí misma… En lo que a mobiliario se refiere, quizás la apuesta más acertada pase por reducir la cantidad y aumentar el volumen. Dado que nuestro cerebro, sensible a distracciones, tiende a asociar más elementos con menos disposición espacial ―no importa que sean de tamaño pequeño, más muebles generarán siempre más ruido visual―. Se recomienda además que, a ser posible, optemos por una paleta de colores similar a la de las paredes. Lo que provocará que el mobiliario se mimetice con el ambiente, suscitando amplitud. Las series modulares ―aquellas que nos permiten combinar secciones― pueden resultar a priori la alternativa más económica a la hora de querer sacar el máximo partido a una habitación, pero lo cierto es que el diseño de muebles a medida ―por su capacidad de integración ― resultará, a la larga, la solución más apropiada. Sin dudas, la clave en estas cuestiones radica en pensar diferente. Realizar una distribución espacial equilibrada. Definir estrategias estableciendo prioridades, etc. No podemos encajar una vivienda estándar de 80 m2 en un piso de 40 m2. Y, por ello, arquitectos e interioristas, apuestan a menudo por ideas originales basadas en piezas móviles. Ruedas, rieles o bisagras resultan útiles a la hora de generar muebles apilables o escamoteables. Todo vale mientras se respete su funcionalidad, mientras resulten accesibles, mientras consigamos ganar algo de espacio. Tal como hiciéramos en nuestra entrada anterior, querríamos cerrar esta con una propuesta de aplicación práctica que refuerce desde lo visual las nociones aquí expuestas. En esta ocasión, se trata de un esquinero que hemos diseñado en exclusiva para un mueble de cocina. Esperamos os agrade y nos comentéis vuestras impresiones al respecto. Solo nos resta despedirnos, no sin antes citaros para la próxima semana, pues continuaremos desvelando grandes ideas para espacios pequeños. ¡Hasta entonces!