+34 609 53 10 03 contacto@pasinteriorismo.es

Mineral Compuesto: La cerámica del Siglo XXI

 

CEVISAMA 2019

En la última entrada, aquella que hablaba sobre nuestro paso por CEVISAMA ―Salón Internación de Cerámica, esmaltes, materias primas, etc., dedicado a especialistas del sector de la construcción, os contábamos cómo pudimos conocer lo último en revestimientos porcelánicos, maquinaria o mobiliarios, pero que nuestra atención la acaparó una materia prima tan exquisita como fascinante, el Mineral Composite. En esta oportunidad, queremos contaros por qué.

 

Primera aproximación al Mineral Compuesto

 

Hace unos 250 millones de años ―cuando la Tierra tenía una actividad volcánica superior a la actual― los estratos de piedra caliza se transformaron en dolomita, sometidos a altas temperaturas. Esto permitió dar forma a una roca extremadamente dura constituida principalmente de carbonato de calcio con magnesio, un mineral blanco como la nieve con una preciosa estructura cristalina, con el que es posible crear productos modernos de una durabilidad incomparable.

           La combinación de la dolomita (75%) con la resina elástica, brinda posibilidades ilimitadas a su moldeado. La resina curada, por su parte, es la culpable de crear esa película homogénea que mezcla partículas de pigmento con cuarzo, impartiendo un acabado exquisito al producto. Es por todas estas razones que se conoce al mineral compuesto como «La cerámica del Siglo XXI».

 

Deconstructing Mineral Composite

 

El compuesto mineral posee una resistencia inherente, resulta preciso por su propia naturaleza. Siempre agradable al tacto, es además versátil, siendo así capaz de expandir la creatividad de diseñadores e interioristas en la creación de fabulosos apliques, lavabos o bañeras de la más alta calidad, expuestos en una oferta ilimitada de formas.

           E incluso en el apartado más técnico sus propiedades resultan extraordinarias. La combinación de la dolimita con el nanocoat es solo una muestra de ello, pues confiere al material propiedades térmicas únicas que le permiten absorber el calor que le rodea, pero también evitar el crecimiento bacteriano o la absorción de agua, facilitando así no solo su mantenimiento, sino también garantizando su calidad duradera. 

 

Podríamos hablaros durante horas de las innumerables propiedades que nos ofrece el mineral compuesto, como su innata capacidad para repeler sustancias químicas o su excelente absorción acústica, pero nuestra intención era redactar un artículo diferente, con el que poder demostraros que desde PAS Interiorismo siempre nos volcamos en ampliar nuestra cartera, conocer nuevas técnicas, aprender sobre nuevos materiales. Entendemos que esa es la única forma de ofreceros siempre la respuesta precisa. Y, en verdad, para eso estamos, así que ¿a qué esperáis para escribirnos?