Se dice que el filósofo griego Diógenes de Sinope, harto de una intensa disputa en torno a la existencia del movimiento, sentenció que aquello era ridículo, pues le bastaba con andar para demostrar su realidad. Se dice que, acto seguido, abandonó el ágora a pie, probando así, al mismo tiempo, la veracidad de su discurso.

 

Porque somos lo que hacemos

 

En PAS Interiorismo secundamos tal premisa. Es por ello que hemos decidido esta semana volver a hablaros de un caso de reforma al que nos hemos enfrentado. Esto, nos permitirá, asimismo, ilustrar una idea en la que creemos firmemente: cuando el especialista que hace frente a la reforma de tu piso, está además debidamente formado como interiorista, puedes estar tranquilo, dado que ―no nos cansaremos de repetirlo― la practicidad no está reñida con el buen gusto.

 

Pero si aún no os hemos convencido de ello, en honor al ilustre pensador al que hemos hecho referencia al inicio de esta entrada, pasaremos a aparcar tanta cháchara para ponernos manos a la obra.

 

En este before-after podréis comprobar los resultados, la próxima semana os contamos algunas impresiones al respecto en la continuación de esta nota.

 

reformas antes y despues

 

reformas interiorismo reformas profesionales