+34 609 53 10 03 contacto@pasinteriorismo.es

En la entrada anterior os contábamos que la calefacción representa en un hogar en torno al 40% del gasto de energía, por lo que determinar el sistema más eficiente resulta esencial.

En PAS Interiorismo siempre os recomendamos analizar estas cuestiones individualmente, pues estamos convencidos que sólo así daremos con la opción más apropiada para cada caso.

Ya sabéis que estamos a vuestra disposición si necesitáis asesoramiento, evaluar qué sistema es el adecuado dependiendo de las características de vuestra vivienda o inmueble, de vuestras necesidades o presupuesto.

Pero como creemos que ninguna recomendación está de más, os resumimos a continuación unas cuantas cuestiones en torno a los dos sistemas de calefacción más utilizados en la actualidad, ahora sólo os queda elegir: ¿radiadores de pared o suelo radiante?

 

El suelo radiante

El suelo radiante es el sistema de calefacción más empleado en obra nueva.

Permite ―a través de un entramado de conductos embutidos en el suelo― calentar un ambiente de forma similar a los radiadores de pared, pero con una temperatura menor ―unos 35º en vez de 70º―.

Esto la convierte en una opción más eficiente debido a la reducción del consumo.

En el suelo radiante las cañerías calientan primero el hormigón o la tarima, para ascender posteriormente por toda la casa.

 

Los radiadores de pared

La diferencia con los radiadores de pared no sólo radica en la temperatura del agua circundante, sino también en la localización de esos puntos de suministro del calor.

Los radiadores de pared son más sencillos de colocar ―siendo el desembolso económico menor a corto plazo― y resultan menos engorrosos a la hora de instalarlos, pero…

 

El sistema más apropiado en cada caso

No existe un sistema ideal, sino que ―tal como anunciábamos en la introducción― dependerá un poco de cada caso.

 

Si estáis encarando una construcción de cero o bien realizando una reforma integral, la opción del suelo radiante parece ser la más apropiada ―lo mismo si disponéis de poco espacio. Pues a diferencia de los radiadores de pared que lo limitan en muchos casos, o que condicionan la estética.

Al discreto suelo radiante, se le conoce también como la «calefacción invisible»―.

 

Si en cambio vuestra casa tiene pocos metros cuadrados o no estáis en ella hasta bien entrada la tarde, quizás el sistema de radiadores de pared resulte más eficaz, pues se calentará mucho más rápido que el suelo radiante ―pensado más como un tipo de calefacción de uso continuado―.

Sabemos que el sistema de radiadores de pared es el más conocido, por lo que si queréis aprender un poco más sobre el suelo radiante os invitamos a leer nuestra próxima entrada.